Los flojos también ganan: Kevin Berlín

Luego de ganar la medalla de oro en clavados, en la plataforma de los 10 metros, el mexicano dijo que no soñaba con Tokio 2020.

Dice que lo tienen que estar arreando. Dice que no soñaba con estar en los Juegos Olímpicos en Tokio 2020, representando a México. Sí soñaba con las Olimpiadas, pero no en las del próximo año. Le han dicho que no puede y, con todo y todo, reconociendo sus defectos, Kevin Berlín, clavadista mexicano de apenas 18 años, ganó medalla de oro en los actuales Juegos Panamericanos, en Lima, Perú y con ello, su boleto para ser parte del equipo que nos representará en los Olímpicos.

Kevin posa contento con Iván García, tras el oro en sincronizados en 10 metros, el sábado. (Foto: Gobierno de la República)

A ver, primero… ¿Quién es Kevin Berlín?

A todo, esto… ¿Quién es Kevin Berlín? A ver, comencemos por el principio, dirían las abuelas y algunas tías también. Kevin es originario de Veracruz y cuenta apenas con 18 años. Su máximo en la vida es lograr emular a uno de sus más grandes ídolos y modelos a seguir, el otro clavadista nacional y compañero en la fosa, Iván ‘El Pollo’ García, quien obtuvo junto con Berlín, el 1-2 en la plataforma de 10 metros en estos Panamericanos.

Desde que comenzó su carrera, Kevin Berlín ha mostrado admiración no sólo por Iván García, sino también por Germán Sánchez, ambos medallistas olímpicos. “Ellos son mi inspiración por todo lo que he hecho. Algún día espero hacer pareja con Iván en saltos sincronizados”, algo que declaraba hace no mucho el veracruzano. Y se le cumplió de la mejor manera.

Después de conseguir su primer bronce en la Serie Mundial de Clavados, al lado de Andrés Villarreal y tras dominar la plataforma de 10 metros individual en el Control Técnico Interno de Clavados, de León, Guanajuato, Kevin Berlín dio la nota no sólo por ganar la medalla de oro en estos Panamericanos ni por conseguir su pase a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, sino por reconocer públicamente un defecto que tenemos muchos de los mexicanos: la flojera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *