Estados Unidos eliminó la visa especial para tratamientos médicos

El gobierno del presidente Donald Trump eliminó una protección que permitía a inmigrantes permanecer en el país y evitar la deportación mientras ellos o sus familiares recibían tratamiento médico de vida o muerte.

Así lo informaron funcionarios de inmigración en cartas enviadas a las familias este mes.

Los opositores de la medida la calificaron como un cambio cruel que podría obligar a los desesperados migrantes a aceptar un tratamiento médico de menor calidad en sus países de origen.

Familias afectadas en Boston
Un nota de AP señala el caso de una hondureña en Boston que solicitó el permiso especial para su hijo que padece fibrosis quística.

Mariela Sánchez, pidió la exención especial para Jonathan, su hijo de 16 años. Señaló que una negativa sería una sentencia de muerte para él.

Son una de muchas familias que se asentaron en Boston para buscar atención en algunos de los mejores hospitales del país.

“Estaría muerto”
Sánchez, quien llegó a Estados Unidos en compañía de su familia en 2016, dijo que hace algunos años perdió a una hija a manos del mismo padecimiento.

La muerte de su hija se debió a un mal diagnóstico de los doctores en su país de origen.

La enfermedad, que es hereditaria, afecta los pulmones y el sistema digestivo, y no existe una cura conocida.

“Estaría muerto” si la familia hubiera permanecido en Honduras sin los tratamientos, dijo sobre su hijo. “Todos los días sufro ataques de pánico por esto”.

Familias en riesgo
Tan sólo en Boston la decisión podría afectar a unas 20 familias cuyos hijos padecen cáncer, VIH, parálisis cerebral, distrofia muscular, epilepsia y otras enfermedades graves.

Así lo señaló Anthony Marino, director de servicios legales de inmigración en el Irish International Immigrant Center, la organización que representa a las familias.

Activistas afirman que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS por sus siglas en inglés) ha enviado cartas similares a inmigrantes en California, Carolina del Norte y otros estados.

“¿Alguien puede imaginar al gobierno ordenándote que desconectes a tu hijo del soporte vital sabiendo que les costará la vida?”, preguntó Marino.

“Esto es lo más bajo”, dijo el senador demócrata Ed Markey. “Donald Trump literalmente está deportando a niños con cáncer”.

Una portavoz del USCIS dijo que la medida que afecta la recepción de los tratamientos entró en vigor el 7 de agosto.

La medida atañe también a todas las solicitudes pendientes, incluyendo aquellos pedidos de renovación a la autorización por dos años, así como a quienes la piden por primera vez.

La única excepción es para miembros del ejército y sus familiares.

El estatus especial es similar al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia que creó el entonces presidente Barack Obama en 2012.

La medida servía para proteger de la deportación a los inmigrantes que llegaron al país siendo menores de edad — otra de las medidas que la administración actual intenta desmantelar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *